Mensajes

Eudokia de Dios

El actuar de Dios es el amor: ¡Somos amados por Dios!
Su amor no depende de nuestra respuesta humana, sino de su buena voluntad.
Así podemos afirmar que somos hijos de su benevolencia!
El obrar sigue al ser, por eso, el obrar de Dios no puede ser otro que el amor. Y Dios manifiesta el amor que nos tiene, por dos medios:

  • Haciendo regalos a la persona amada, así nos ha amado regalándonos la creación.
  • Sufriendo por la persona amada, éste es el amor con que Dios nos ha amado en la encarnación.
Dios no se ha conformado con amarnos con un amor de generosidad, sino que nos ha amado también con un amor de sufrimiento.
¡El motivo del obrar de Dios es el amor!
Esta benevolencia divina que es para todos, hace que surja en el hombre la alabanza, la admiración, la glorificación y también cierta eudokia, buena voluntad, que nos impulsa a hacer las cosas más allá de la respuesta de los otros.
¡Seamos imitadores de Dios!
¡Tengamos buena voluntad con todos!
¡Instalemos en nuestro corazón la benevolencia, más allá de la respuesta del otro!
Somos seguidores del Príncipe de la paz, por eso donde estamos, fortalecemos los vínculos y nos damos, más allá de las circunstancias.

Pbro. Roberto Scali

Si desean, profundizar la lectura sobre "gloria a Dios y paz a los hombres":
Cantalamessa, Raniero: Los misterios de Cristo en la vida de la Iglesia (Edicep, México, 1996)